Errores habituales que cometemos con el paracetamol


Errores habituales que cometemos con el paracetamol

A continuación vamos a indicar algunos de los errores habituales y equivocaciones más frecuentes que se cometen en relación con el consumo de paracetamol, ayudándonos de esta forma que entendáis las verdaderas aplicaciones de este medicamento y, sobre todo, no lo consumes en los momentos en los que no es recomendable.

Errores habituales que cometemos con el paracetamol

El paracetamol y las inflamaciones

Es importante tener en cuenta que el paracetamol actúa de forma efectiva para reducir el dolor, pero no actúa sobre la inflamación que lo provoca, es decir, nos puede quitar el dolor durante un rato pero esto no va a servir en muchos casos para mejorar nuestra salud, puesto que si no actuamos directamente sobre el foco, cuando se pase el efecto seguiremos padeciendo los mismos problemas.

En este sentido, lo mejor es optar por el ibuprofeno, ya que además de analgésico, también es antiinflamatorio.

Tomar paracetamol para los dolores de espalda

En la actualidad tendemos a trabajar durante muchas horas sentados o realizando movimientos muy repetitivos, de manera que una de las partes que más afectada se ve en nuestro cuerpo es la espalda.

Para los dolores de espalda, o incluso para los dolores del cuello, el paracetamol no es eficaz, y mucho menos cuando se trata de hernias o pinzamientos.

No obstante, en este sentido también es recomendable optar por el ibuprofeno en el caso de que el dolor se produzca por una inflamación, ya que de este modo lograríamos reducirla y, aunque el problema de base no se ha solucionado, vamos a notar una mejora que sí será realmente efectiva.

Cuidado con exceder la dosis recomendada de paracetamol

Consideramos el paracetamol como un producto que podemos consumir de forma diaria, y aunque cabe destacar que no es tan fuerte como otros analgésicos como es el caso del ibuprofeno, la dosis máxima sería la de 4 g por día, ya que con poco más estaríamos alcanzando lo que se considera como dosis tóxica.

De hecho, si consumimos alcohol, están dosis la deberíamos reducir.

Si alcanzamos la dosis tóxica en un primer momento no lo vamos a notar físicamente, pero se están produciendo daños en el hígado, pudiendo llegar incluso a provocar necrosis hepática.

Incluso, si alcanzamos los 10 g, estaríamos hablando de una sobredosis con riesgo de muerte, y de hecho no debemos olvidar que el paracetamol es utilizado en ocasiones como método de suicidio.

El paracetamol no se debe consumir durante la resaca

El paracetamol tampoco es recomendable con la resaca, y aunque es mejor analgésico que el ibuprofeno para estos casos, si hemos consumido alcohol, lo único que estaremos haciendo es aumentar los efectos tóxicos niveles hepático y renal.

Si no podemos aguantar un poco, en el caso de que tengamos resaca, lo mejor es el ibuprofeno puesto que, aunque no sea tan efectivo, al menos no vamos a sufrir este peligroso daño.

A diferencia de lo que se cree, no es malo para el estómago

El paracetamol es prácticamente inocuo para nuestro estómago, y de hecho, forma parte del tratamiento que se pueden dar algunas personas con úlcera.

No debes tomarlo todos los días

Como decíamos antes, nos hemos acostumbrado a que el paracetamol siempre esté en nuestros cajones, de manera que tenemos la sensación de que se trata de un medicamento que podemos consumir sin ningún límite, de forma diaria, pero esto no es cierto.

Es muy importante que este tipo de medicamento sea de uso ocasional, y en la medida de lo posible, siempre lo consultaremos con nuestro médico para asegurarnos de que realmente lo vamos a tomar en el momento en el que sea verdaderamente necesario.

Cabe destacar que, en caso contrario, si consumimos grandes cantidades y de forma constante, podemos llegar a tener graves problemas de salud en el futuro.

El paracetamol que eliminamos del cuerpo es perjudicial para el medio ambiente

El paracetamol contamina el medio ambiente, ya que no se degrada por completo en nuestro organismo, de manera que, al orinar, expulsamos parte de la dosis que hemos ingerido, de manera que envuelve al medio.

Esto no sería un problema si no fuese porque las plantas depuradoras no tienen capacidad para eliminar por completo estos restos, de manera que el agua, una vez que se considera depurada, pasa a los ríos, al mar y a los lagos, donde tiene un efecto muy tóxico sobre determinados animales, o incluso, estos restos quedan almacenados en su grasa, de manera que cuando comemos pescado, sin saberlo, estamos ingiriendo también paracetamol.

Ahora que ya conocemos un poco mejor el paracetamol, es el momento perfecto para aprender también los errores más habituales que cometemos con el ibuprofeno, y es que se trata de otro de los medicamentos que abundan en nuestros botiquines, por lo que debemos utilizarlo con una mayor precaución.

Teniendo en cuenta estos consejos, podremos hacer un uso equilibrado y saludable de este medicamento que, por otra parte, es imprescindible en nuestro botiquín.


Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *