La DGT revela que muchas de las cajas de radares están vacías


La DGT revela que muchas de las cajas de radares están vacías

Lo cierto es que se conocía popularmente, pero en realidad no existía ninguna afirmación por parte de la DGT. Sin embargo, finalmente han revelado que buena parte de las cajas de radares están vacías, y es que se trata de un sistema a través del cual se intenta utilizar como elemento disuasorio para evitar el exceso de velocidad por determinadas vías.

La DGT revela que muchas de las cajas de radares están vacías

Muchas cajas de radares están vacías según informa la DGT

Finalmente, la DGT ha reconocido que muchas de las cajas de radares están vacías, y es que no todas contienen en su interior un radar y cámara fotográfica para poder sancionar a aquellos vehículos que excedan la velocidad en la vía.

En este sentido, la DGT considera que hay lugares en los que es esencial poner el radar, ya que pueden revestir una peligrosidad bastante considerable, mientras que otros no son tan preocupantes, pero en cualquier caso, es bueno que el que va viajando por carretera, de vez en cuando recuerde que hay radares, ya que de este modo, la velocidad media se reduce de forma eficaz.

Esto evidentemente tiene como objetivo aumentar la seguridad en las carreteras, evitando en cualquier caso convertir la red en un entramado minado de radares.

Los radares que no lo son, pero tienen efecto disuasorio

De hecho, la DGT considera probado que el que haya una caja de radar, aunque no contenga el radar en su interior, ya actúa como efecto disuasorio.

Gracias a ello, los vehículos descienden la velocidad en la vía, de manera que se colocan en lugares donde la conducción puede ser algo más peligrosa, reduciendo de este modo los riesgos de que se produzca un accidente.

Por otra parte, también ha afirmado que la diferencia o margen del radar depende de las exigencias y de la situación, pero en cualquier caso, lo habitual es dar un margen de 5 km/h para velocidades máximas inferiores a 100 km/h, mientras que el margen aplicado en velocidades superiores será del 5%, es decir, de 100 km/h para arriba, tan sólo se permite un máximo de un 5% de diferencia, evitando de esta forma que por unos kilómetros por hora de más salte el radar.

En cualquier caso, estos son los márgenes aplicables para los radares fijos, mientras que en el caso de radares móviles, los márgenes establecidos son de 7 km/h en el caso de velocidades inferiores a los 100 km/h, y del 7% para las velocidades superiores a 100 km/h.


Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *