Te ayudamos a descubrir si tienes problemas con el alcohol


Te ayudamos a descubrir si tienes problemas con el alcohol

Un gran porcentaje de la sociedad tiene problemas con el alcohol, y el mayor inconveniente en este sentido es precisamente el hecho de que lo desconoce, es decir, utilizamos el alcohol como si fuese un producto de consumo diario o, incluso, ocasional pero que se repite de forma semanal, sin darnos cuenta de que es un producto perjudicial para nuestra salud.

Te ayudamos a descubrir si tienes problemas con el alcohol

Cómo saber si se está desarrollando la dependencia

En primer lugar es muy importante que entendamos que existe una clara diferencia entre el abuso y la adicción.

Es decir, hay personas que abusan del alcohol pero no tienen adicción, de la misma forma que también ocurre el caso contrario, es decir, aunque no se observe abuso, puede que la persona sea adicta.

Es muy importante que conozcamos dónde se encuentra el límite, ya que no debemos olvidar que el consumo de alcohol en nuestra sociedad es muy considerable, y por supuesto no se utiliza en muchos casos de la forma adecuada.

Por ejemplo, es muy habitual utilizar el alcohol como ansiolítico.

Esto significa que hay personas que tienen cuadros de depresión ansiosa, sin darse cuenta, utilizan el alcohol como utilizarían cualquier tipo de medicamento con el objetivo de rebajar ese estado de ansiedad y estrés.

Sin embargo, el problema que tenemos es que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central, de manera que lo que hacemos es desinhibirnos en ese instante, pero después el problema real llega aumentado.

También hay que tener en cuenta que la sensación de desinhibición es potencialmente utilizada sobre todo por la gente joven a la hora de conseguir ser aparentemente más abiertos y divertidos, además de que es la clave para vencer la timidez, o al menos eso es lo que socialmente se piensa.

Incluso ocurre entre los jóvenes que, aquellos que no consumen alcohol, parece que no son aprobados por el grupo, o en cierto modo no pueden participar en las mismas actividades, por lo que se sienten apartados.

Para que nos hagamos una idea y podamos entender que quizás se está desarrollando una dependencia, es cuando el alcohol se consume en grandes cantidades y existe una gran tolerancia al mismo.

También, una buena forma de observarlo, es analizar si la persona deja de beber en el caso de que se haya producido algún problema relacionado.

Por ejemplo, si necesita beber incluso cuando está resfriado y con fiebre, o por ejemplo, si ha perdido el carné de conducir por alcoholemia y sigue manteniendo su patrón de comportamiento, es decir, sigue bebiendo con las mismas tendencias.

En cualquier caso, es muy importante que seamos conscientes de que, si no se trata adecuadamente, el alcoholismo puede llegar a desarrollar serios problemas tanto físicos como psicológicos e incluso también problemas de conducta.

Cómo prevenir la adicción

Cómo prevenir la adicción

Lo mejor que podemos hacer en estos casos es educar en la prevención, es decir, es mucho más fácil prevenir el alcoholismo que solucionar el problema una vez que se ha desarrollado.

Para ello, lo primero que se recomienda es dificultar el acceso a los menores, a la vez que también se aumenta la formación e información relacionada con los problemas que puede ocasionar el consumo de alcohol.

También se deben conocer los factores de riesgo que pueden afectar negativamente al consumo, es decir, si existe algún tipo de trastorno o antecedentes biológicos que empujen esa persona a tener una mayor facilidad a la hora de consumir alcohol.

Es importante que regulemos la cantidad de alcohol que ingerimos, es decir, pongamos un límite cada vez que consumamos alcohol.

Es esencial también que seamos conscientes de que la diversión no está en el alcohol, sino en las experiencias que vimos con nuestros amigos o incluso solos cuando queremos disfrutar de alguna nueva aventura.

Tanto jóvenes como personas mayores, debemos valorar lo importante que es estar sobrio y lúcido.

Por supuesto, también vamos a conseguir una sustancial mejora si logramos un buen desarrollo emocional y un equilibrio personal adecuado.

Cómo tratar la adicción una vez que se ha desarrollado

En el caso de que el problema se haya desarrollado, es importante que tengamos en cuenta que debemos ponernos manos a la obra lo antes posible.

El mayor inconveniente en este tipo de situaciones es precisamente la dificultad para que la persona enferma reconozca su adicción.

Esto hace que sea bastante habitual que estas personas dependientes se resistan a ponerse en tratamiento.

A la hora de llevar a cabo el tratamiento, hay que tener en cuenta que no es un camino de rosas, sino que para conseguir un buen resultado, deben trabajar en cada caso varios especialistas que incluyen médicos, psiquiatras, psicólogos y terapeutas.

Básicamente, el objetivo es el de estudiar todos los aspectos particulares de ese paciente en concreto, consiguiendo fortalecer su salud y desarrollando sus capacidades para que aprenda de raíz a no depender de la bebida.

En cualquier caso, existen tres elementos grupales que se deben considerar a la hora de tratar a un adicto que son los siguientes:

  • La intervención familiar.
  • La intervención grupal.
  • El desarrollo individual.

Por ello, en el caso de que nos encontremos ante una persona que consideramos que pueda tener una adicción al alcohol, lo mejor que podemos hacer es poner el caso en manos de un profesional, el cual será el encargado de guiarnos para tomar las decisiones más acertadas en cada caso.

En el caso de que decidáis tomar cerveza sin alcohol o cerveza 0,0, os animamos a que echéis un vistazo a este artículo donde os hablamos acerca de esta bebida, y que se trata de una alternativa muy saludable pero que, es importante saber, tiene una ligera cantidad de alcohol.


Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *