Cómo debes actuar si tu hijo te contesta mal


Cómo debes actuar si tu hijo te contesta mal

Conforme van pasando los años, nuestros hijos van conformando su personalidad, e incluso también van adquiriendo una cierta independencia, una capacidad para pensar por ellos mismos, etc. Todo esto es positivo, pero evidentemente también va a dar lugar a confrontaciones y, si no lo manejamos de forma adecuada, incluso a situaciones bastante molestas. Por ello, os vamos a dar una serie de recomendaciones acerca de cómo debes actuar si tu hijo te contesta mal.

Cómo debes actuar si tu hijo te contesta mal

¿Por qué tu hijo te contesta mal?

Uno de los mayores problemas que tenemos en esta materia es precisamente el hecho de que dejamos pasar muchas malas contestaciones a lo largo de su desarrollo.

Es decir, nos empezamos a preocupar generalmente cuando el niño cumple alrededor de 10 años, pero esto no es algo espontáneo, es decir, no aparece de la nada, sino que por norma general, lo habitual es que empiecen a partir de los tres años con pequeñas contestaciones negativas, pero al ser tan pequeños, no pensamos que puedan revestir gravedad, de manera que no actuamos sobre ellas.

Esto hace que, conforme van pasando los años, poco a poco este comportamiento se vaya consolidando y haciendo más fuerte y resistente, ya que observar que, de esta forma, tiene más posibilidades de conseguir lo que verdaderamente quiere.

Es muy habitual que se le de poca importancia las malas contestaciones de los niños pequeños, e incluso que se ría la gracia, pero en realidad nos estamos introduciendo en una espiral que cada vez va a ser más difícil de corregir.

Evidentemente, cuando ya ha cumplido los 10 años, ya no se trata de un niño de tres o de cuatro años, por lo que seguirá manteniendo este tipo de contestaciones pero con un comportamiento más agresivo y problemático.

También es habitual que las malas contestaciones se utilicen con el objetivo de imponer la propia voluntad, es decir, una simple cabezonería y el objetivo de salirse con la suya puede ser el fin que justifica los medios.

Cuando nos encontramos ante este tipo de contestaciones, se nos abre un muro frente a nosotros, ya que no sabemos exactamente cómo abordarlo, de manera que es muy habitual que nuestra tendencia sea la de evitarlo, por lo que acabamos cediendo y, por supuesto, hemos algún punto adicional para que el niño siga alimentando ese comportamiento.

Consejos para actuar cuando tu hijo te contesta mal

Si no queréis veros en este tipo de situación, a continuación os vamos a dar una serie de consejos que os van a venir muy bien para saber actuar cuando tu hijo te contesta mal.

Una buena forma de empezar es asegurándonos de que el niño entiende que, cuando contesté mal, perderá automáticamente la razón, de manera que los padres y las personas que haya en su entorno dejarán de atenderle.

De igual manera, hay que reforzarlo positivamente en el sentido de reconocer su buen comportamiento.

Consejos para actuar cuando tu hijo te contesta mal

Evidentemente, no vamos a estar constantemente diciéndole lo bien que hace las cosas, pero de la misma forma que le regañamos cuando hace algo mal, si vemos que algo atípico lo hace de forma correcta, será el momento perfecto para felicitarlo y agradecer su comportamiento.

Básicamente, con esto lo que se trata es de hacer ver al pequeño que va a conseguir más cosas desarrollando sus virtudes y su comportamiento que intentando imponerlas.

Por supuesto, también es importante establecer una serie de consecuencias si sigue con su conducta.

Evidentemente estamos hablando de castigos, pero el castigo puede ser de muy variadas formas.

Por ejemplo, cuando esté de buen humor, estableceremos un determinado castigo para esos momentos en los que contesta de malas maneras.

Llegado ese instante, deberemos simplemente darle a entender que tiene que hacer frente al castigo porque fue lo que se acordó.

Y ni que decir tiene, lo mejor que podemos hacer en este tipo de situaciones es mantener la calma, es decir, el niño no debe observar que nos altera, ya que de lo contrario seguirá haciéndolo con el objetivo de reforzar su postura.

Si con el paso del tiempo de que no obtiene reacción positiva para él por nuestra parte, evidentemente perderá la idea de que es forma de actuar para conseguir lo que se propone.


Like it? Share with your friends!

0 Comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *